LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2015-2016
 

1ª Jornada. 23 de Enero de 2016

ARQUITECTOS VALENCIA C.F. 4

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 2

 

  

SUDOR, SANGRE Y SONRISAS

 

TRAS UN COMIENZO PENOSO, QUE AUGURABA UNA DEBACLE, LOS ALBACETEÑOS CONSIGUIERON TENSAR EL PARTIDO.

 

FORMACIONES

                       

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS VALENCIA  C.F.

ANTONIO TORTOSA

CARLOS MARTÍNEZ Jr.

BLAS

SANTIAGO

JUAN APARICIO

JUAN

EMILIO

RAFA ARLÉS

ANTONIO PEÑA

ROBER ALBERT

ISRAEL OLAYA

TONI

ESTEBAN BELMONTE Jr.

PEPE DEVESA

CÉSAR MINGUEZ

CAMILO

JESÚS MORAGA

SALVA

ALFONSO

TONI WIN

ÁNGEL MILHOJAVIC

PASQUAL

ESTEBAN

PASCUAL

BENITO (Dique seco)

FRAN

 

SALVA Jr.

 

LUIS

 

LLUIS

 

ARMANDO

 

VICENTE

 

CARLOS SENCHERMES (Dique seco)

 

DARDO (Dique seco)

 

SANDI (Dique seco)

GOLES

Primera parte

1 – 0 (m. 15).-  Jugada de pared entre Pasqual y Pepe Devesa, que le posibilita lanzar un disparo raso, que traspasa la portería rozando la cepa del poste.

2 – 0 (m. 18).-  Avance de Guillermo por la banda derecho, con la defensa albaceteña mirando al sol, pasa a Pepe Devesa que lanza un tiro en vaselina que entra suavemente en la caja de mallas.

3 – 0 (m. 19).-  Pase de Salva a espacio libre, ganando otra vez la espalda a la defensa; se hace con el esférico Pepe Devesa, encara el marco, golpea la pelota hacia el palo corto y traspasa la puerta sin que la estirada de Antonio pueda atajarla.

3 – 1 (m. 30).-  Centro de Juan Aparicio desde la banda izquierda, recibe Esteban Jr. en elevación, conectando un testarazo en picado que traspasa la raya de meta. Con la inercia del salto, da un traspié e impacta contra un banco situado junto a la línea de fondo, provocándose una ligera conmoción y lesiones en la cara.

Segunda parte

4 – 1 (m. 42).-  Saque de esquina que lanza Lluis al segundo palo, donde estaba situado Pascual, que le gana el salto a Peña y conecta un cabezazo a la pelota que la coloca en las mallas.

4 – 2 (m. 55).-  Alfonso conduce un contraataque por el centro, da un pase adelantado a Juan Aparcio que se planta solo ante el portero y marca con serenidad y soltura.

ARBITRO

Dirigió el encuentro el colegiado oficial Adolfo Pérez Silva. Siguió el juego a distancia, lo que aprovechaban los jugadores para reclamar fueras de juego a discreción.

Dio por terminado el encuentro cinco minutos antes de cumplirse el tiempo reglamentado, tras el testarazo entre Juan y Vicente.

CAMPO Y METEOROLOGÍA

Se inició el encuentro a las 12.15 h, en el campo de césped artificial del Campus dels Tarongers de la Universitat de València, que estaba con la hierba muy desgastada y seca. Los visitantes usaron el vestuario 7, amplio y cómodo, con aseos incorporados, buena iluminación natural y ducha colectiva, suficiente y espaciosa, con grifería mezcladora de uso fácil y rociadores que lanzaban chorros de agua caudalosos  y potentes. De lo mejor.     

            Día primaveral en la ciudad levantina y ausencia de viento. Inmejorable para la práctica del balompié.

INCIDENCIAS Y ANÉCDOTAS

            El grupo de WhatsApp, Arquitectos Albacete CF, propiciado por Benito sirvió de foro para conocer el posicionamiento de los elementos de la plantilla ante el compromiso liguero. Hubo escamoteos y bajas de última hora.

            En el autobús blanco de Javier Montoya, conducido por la choferesa Alicia, asistida por “copilota”, se desplazaron doce jugadores. Alfonso adelantó el viaje al viernes. La llegada se produjo a las 11.30 h con meta en la avenida del Tarongers.

            Hubo parada en Los Rosales (Almansa) para aplicarse el inexcusable bocata. El Tesorero del equipo se hizo cargo de la cuenta, para lo que tiró del fondo de fidelidad, del que algunos jugadores sacan beneficio sin hacer frente a las aportaciones que les corresponde.

            No pudo acudir a la cita, por otros compromisos deportivos, el portero titular Damián Navalón. Su lugar lo ocupó Antonio Tortosa, veteranísimo del Albacete Balompié que cumplió como un zagal. Su concurrencia fue auspiciada por Leo, que  se presentó a la cita, pero ejerció de capitán Araña quedándose en tierra.

            Volvió Blas Aroca al equipo, después de una larga ausencia. Que dure la intención. Benito no pudo participar en el juego por una afección ocular, pero acompaño al equipo e intentó desanimar desde el banquillo.

            Antonio Peña, con su pañuelo rojo en la cabeza, despertó la curiosidad de algún jugador valenciano, que ya no tiene vista de lince, al interesarse por la identidad de ese jugador punky de melena roja.

            Ángel Milhojavic, que entró en juego en la segunda parte, tuvo un enganche verbal con Benito, que arrogándose el papel de mister, intento sacarlo del campo cuando más metido en harina estaba.

            Juan y Junior ejercieron el papel de fuerzas vivas del equipo; lucharon con ardor y mostraron su sangre a flor de piel en los encontronazos que tuvieron durante el partido: Junior contra un banco, rayano a la línea de fondo, con el que se tropezó tras el salto de remate a gol; y Juan contra la cabeza de Santiago, disputando un balón por alto, a quién tuvieron que darle siete puntos de sutura.

            En el trayecto de vuelta, y después del tiempo de adormecimiento, el showman Emili’Ete hizo un intento de ponerse ante los micrófonos, tras un largo periodo de silencio, pero los hados no le fueron favorables y los equipos radiofónicos le dieron la espalda. Ante la insistencia de su público decidió hacer el programa viva voz, metiendo el hocico entre sus manos abocinadas y largando por esa boca lenguaraz e incontenible que le caracteriza.

            Moraguita no quiso ser menos y se arrancó a capella para desgranar lo más popular de su repertorio.     

TIEMPO GASTRONÓMICO

            Al otro lado de la avenida dels Tarongers se encuentra el colegio mayor Galileo Galilei, en cuyo restaurante, previa cañita en la barra, tomaron asiento los contendientes y, como invitada de honor la entrañable Maite Lahiguera, la que fuera hada madrina del Fútbol Arquitectónico, en su tiempo en Schneider Electric, y que ahora  desarrolla su actividad profesional en El Picaporte. También estuvo presente Rober Albert Izquierdo, padre del jugador del equipo local, que estuvo muy locuaz contando su larga experiencia como técnico en el ayuntamiento de Valencia.

            Antes de comenzar el servicio, volvió Santiago para incorporarse al ágape, después de haber sido atendido por los servicios de urgencia, de su herida en la frente.

            Se sirvió un menú de tres platos al centro:

  • Ensalada de tomate con esgarraet, mojama y ventrisca
  • Nikumán de pato y calabacín
  • Calamares rellenos con salsa romescu

Como plato fuerte: Arroz del señoret; y de postre, coulant de chocolate con helado de vainilla.

            Los caldos de acompañamiento fueron:

  • Vino tinto Vicente Gandia. Finca del Mar, Cabernet-Sauvignon.
  • Vino blanco. Vicente Gandia. Finca del Mar. Chardonnay.
  • Cerveza en jarras, refrescos y otras bebidas a petición

Cafés al gusto e infusiones.

            La copa de sobremesa no pudieron disfrutarla los visitantes por la irrupción de la conductora del autobús, advirtiendo de la necesidad insoslayable de estar de regreso antes de las 20.00 h por cuestiones de normativa laboral de tiempos de conducción y descanso.

            No renunciaron los albaceteños a acercarse a Alboraya para cumplir con la tradición de saborear la mejor horchata del mundo, acompañada de fartons, en la que en otro tiempo fuera la acreditada orxateria Panach, denominada ahora horchatería-heladería noubonaire, reamueblada y redecorada en blanco inmaculado. El Tesorero del equipo volvió a mostrarse generoso.

COMENTARIO

            La convocatoria del partido a través de la plataforma de mensajería electrónica WhatsApp suscitó curiosidad y un ligero revuelo en los ánimos de la plantilla albaceteña, pero al final surtió poco efecto para remover la voluntad participativa de sus elementos más recalcitrantes; y tuvieron que hilvanar un equipo justo de jugadores para afrontar el compromiso liguero en Valencia; en tanto que, los locales dispusieron de un banquillo cuajado de efectivos de todas la edades y condición física.

            Conscientes de la situación, los anfitriones pusieron en el campo un equipo formado por mayoría de jugadores vetustos que propiciaron un inicio de la contienda equilibrado, aplicando un juego de precisión y pausado, con correteo de jugadores a lo largo y ancho de la cancha, hasta pasar el primer cuarto de hora, cuando los jugadores de la banda izquierda albaceteña – Emilio y Peña - entraron en éxtasis y se quedaron colgados mirando a la luna de Valencia, momento que aprovecharon los delanteros valencianos para colocarles tres peras en cuatro minutos. Aflojaron el ritmo los locales y despertaron, por el susto, los visitantes que recobraron el pulso y fueron capaces de volver a meterse en el partido gracias al tándem Juan y Junior  que diez minutos más tarde elaboraron el primer tanto de los albaceteños, con el remate de cabeza de Junior, del que salió desequilibrado e impactó contra el banco, Quedó magullado y aturdido.   

Apenas iniciada la segunda parte Pascual puso mayor distancia en el marcador al ganarle el salto a Peña en un saque de esquina. Los tres goles de diferencia daban margen a los locales para mover el banquillo y dar tiempo de juego a su numerosa concurrencia, con un efecto de descohesión en su juego que aprovecharon los jugadores albaceteños más jóvenes para probar su fuerza y habilidad, intentando jugadas individuales con resultados estériles; salvando un contraataque iniciado por Alfonso en el círculo central para hacer un pase adelantado  a Juan Aparicio que le permitió presentarse solo ante el portero y batirlo sin remisión.

Más enteros los valencianos siguieron intentando asaltar la portería defendida por el veteranísimo Antonio Tortosa, alias “El Pecas” para sus amigos coetáneos, que se lanzaba a por el esférico como un mozalbete, ahora arropado por una línea zaguera más disciplinada y eficaz.

A cinco minutos del final, en un salto en la línea media para disputar un balón,  impactaron las cabezas de Juan y Santiago, quedaron groguis, se paró el juego, evacuaron a Santiago para su cura, y el árbitro dio por concluido el partido.

 

Abilio