LIGA DE FÚTBOL ARQUITECTÓNICO TEMPORADA 2010-2011
 

1ª Jornada. 27 de Noviembre de 2010

ARQUITECTOS ALICANTE C.F. 2

ARQUITECTOS ALBACETE C.F. 0

 

SERENA VICTORIA

EN DIEZ MINUTOS DE INSPIRACIÓN, LOS ALICANTINOS RESOLVIERON EL ENCUENTRO.

 

FORMACIONES

                       

ARQUITECTOS ALBACETE C.F.

ARQUITECTOS ALICANTE C.F.

ÁNGEL MASCAGNI

DANIEL SOLBES

FRAN COBO

ANDY R. CUENYA

YUYI

FERNANDO VALDERRAMA

JUAN RUESCAS

MARIO BERNA

BENITO MÍNGUEZ

JAVO YAÑEZ

CÉSAR

MIGUEL PÉREZ

BLAS

CARMELO CABALLERO

MIGUEL ÁNGEL PALACIOS

VICENT BATALLER

JOSÉ JOAQUÍN DE HARO (JJ)

ALEX LLORCA

EDU MASCAGNI

DIEGO LÓPEZ

EMILIO

CARLOS BAÑÓN

ÁNGEL MILHOJAVIC

ANDRÉS SILANES

JOSÉ LUIS

IVAN CAPDEVILA

JESÚS MORAGA

DAVID FUENTE

ALFONSO GONZÁLEZ

ARTUROCALERO

ESTEBAN

RAFA PÉREZ

ANTONIO PEÑA

JAVIER MARTÍN

 

JOSÉ E. HUERTA (Trainer)

 

RICKY CAPELL (Dique seco)

 

SEXUS CANO (Socio histórico)

 

RAMÓN MAESTRE (Dique seco)

 

GOLES

Segunda parte

0 - 1 (m 45).-  Cabalgada de Diego López, desde el centro del campo, superando a todo el que le salía al paso, y ayudado por la habitual y manida consigna de Benito: ¡Salimos!. ¡Salimos!, se le abrió paso y entró con el balón en la portería.

0 - 2  (m 55).- Rechace de la defensa que recoge Fernando Valderrama en la frontal del área, lanzando un disparo, a media altura, que se le escapa de las manos a Ángel Mascagni, rebasando la línea de gol.


ARBITRO

            Dirigió la contienda el excolegiado Ángel Martínez Hernández - ¡No es Milhohavic! -, que por presentarse tarde hizo que apareciesen los nervios en los organizadores. Mereció la pena esperarle, porque dirigió el juego con autoridad y determinación, aplicando con acierto la ley de la ventaja y facilitando el juego limpio. Así los quisiéramos siempre.

           

CAMPO Y METEOROLOGÍA

            Se inició el encuentro a las 12.30 h, en el flamante campo de fútbol de césped artificial La Palmera del Polideportivo de Rocamora.

            Los vestuarios nuevos y con buena distribución, equipamiento y duchas, aunque mal dimensionados para dar cabida a un equipo de fútbol con abundante banquillo, lo que hace sentirse a los usuarios como sardinas en lata.

            Cielo cubierto con momentos cortos de lluvia fina. Temperatura ideal para la práctica del fútbol. Viento en calma.

           

INCIDENCIAS Y ANÉCDOTAS

            Los anfitriones delegaron en Andy R. Cuenya la organización del encuentro

Se encargó de concertarlo todo: campo, arbitro, comida. Con eficacia y acierto. Que cunda el ejemplo.

            Como el lugar elegido para el partido – Granja de Rocamora – se encuentra en la Vega Baja de Alicante, los manchegos enfilaron hacia allí por la A-30 de Murcia,  y la A-7 a Alicante para acortar distancia.

            A eso de la diez de la mañana, los expedicionarios hicieron parada en Blanca, en el Bar Carmencita, donde se “metieron” el bocata de rigor, en ambiente familiar,  formando corrillo alrededor de la chimenea.

            La juventud sigue sin responder en el cuadro albaceteño, tan sólo Edu y Alfonso dieron la cara.

            Yuyi – ahora residente en Alicante – acudió a la cita y aportó al equipo su esfuerzo y pundonor, a pesar de sus múltiples lesiones.

            Sin resolver, en el cuadro manchego, el problema del mister, en esta ocasión fue Ángel Milhojavic quién formó las líneas del equipo e hizo los cambios para dar tiempo de juego a todo el plantel de futbolistas, sin despertar suspicacias. Él mismo se dio diez minutos de presencia en la cancha, al final del partido, lo que resultó fatal para su incipiente estado griposo.

            Los veteranos locales – Javier Martín y Rafa Pérez – estuvieron agazapados en el banquillo hasta que el partido estuvo resuelto para los suyos, entonces saltaron al campo a hacer sus pinitos. Pepe Huerta dirigió a los suyos y Sexus Cano y Ramón Maestre acompañaron.

 

            Los albaceteños hicieron el viaje de regreso pasado por agua. No cesó de llover durante todo el recorrido.

            Volvió a la escena radiofónica el show de Emili’Ete, con un showman poco inspirado y falto de colaboradores eficientes. Moraguita entonó algunos de sus temas más populares, al final del trayecto.

            Se quejaron los visitantes de que los anfitriones no les llevasen a ver el mar.

 

TIEMPO GASTRONÓMICO

            Después de la ducha, los contendientes se arremolinaron en la barra de la cantina del polideportivo para tomar unas “frescas”; y a renglón seguido, cogieron los vehículos para, en corto desplazamiento, llegar hasta Albatera, al Polígono Industrial Mos del Bou, en el que está situado el Restaurante Arrocería El Grano de Oro, donde se intentó que los comensales tomasen asiento con alternancia de locales-visitantes, pero el personal es reacio a esta recomendación de Comité de Competición, y lo hicieron a su antojo.

            Se sirvió un extenso y variado menú. Agua, cerveza y refrescos para saciar la sed; abundancia de entrantes al centro, entre los que llamó la atención la paleta de foies de colores. Como plato fuerte se ofrecieron: arroz con conejo y serranas y arroz con bogavante, con repetición a discreción. De postre, platos, al centro, de tartas y helados. Se brindó con vino tinto Alcorta. Rioja Tempranillo. Crianza 2006. Larguísima sobremesa con café, infusiones y copas, en la que Ángel Mascagni, haciendo alarde de su agilidad, ofreció una pirueta circense. Javier Martín disertó ampliamente sobre las bondades del Futbol Arquitectónico y de estos encuentros. Ángel Milhojavic, cumplimentó con unas breves palabras de agradecimiento, con voz débil y evidentes síntomas de decaimiento gripal.

            En la oscuridad de la tarde, se despidieron efusivamente los contendientes y los albaceteños emprendieron el viaje de regreso bajo la lluvia, sin parar en los lugares de tentación por los que pasaron.


 

COMENTARIO

            Los goles de Diego y Fernando dieron un triunfo a los alicantinos frente a los albaceteños, que no se producía  en la competición de liga, desde octubre de 2006.

            Es notorio el cambio experimentado por el equipo de Alicante, en el que la presencia de jugadores veteranos es pura anécdota. Un nutrido plantel de retoños futbolistas ocupan, ahora, todas las posiciones en el campo.

            En el cuadro albaceteño, por el contrario, todavía aparecen jugadores de los albores del club; lo que, si bien es un honor para ellos, no deja de ser una rémora para el equipo.

            Con estos mimbres se elaboró un encuentro en el que los locales pusieron la energía y el ímpetu, en tanto que  los visitantes el oficio y la astucia.

            En el inicio, probaron los alicantinos a desbordar a las vetustas líneas manchegas, con vertiginosas galopadas de sus jugadores más trotones que no atinaban a concluir con éxito ni a reconvertir en juego colectivo, frente a un contrario situado en los nudos de una resistente red defensiva que no fueron capaces de romper durante toda la primera parte.

            Los cambios realizados en las líneas albaceteñas no mejoraban su rendimiento atacante, que se limitó a esporádicas acciones individuales de Alfonso, Antonio Peña y Jotajota, todas ellas faltas de engarce, imaginación y fuerza.

            A poco del inicio de la segunda parte, Diego López, confiado en sus fuerzas, ensayó una carrera desde el centro del campo hacia la portería de Ángel Mascagni a la que llegó sin que nadie se atreviese a pararle en su trayectoria.

Con el marcador en contra los albaceteños perdieron el orden y la concentración, y a los pocos minutos Fernando Valderrama se hizo con un rechace en la frontal del área grande y enchufó un trallazo que se le escapó de las manos al guardameta accidental (Ángel Mascagni), obteniendo una ventaja que permitió a los locales dar cancha a su veterano banquillo y a los de Albacete, dar por perdido el partido.

Abilio